La experiencia de disparar un "autorretrato" de Marcos López



Empecemos por aclarar que para el título de este post me tomé varias libertades:
  1. Es una foto disparada bajo la dirección fotográfica de Marcos, pero él no la llamaría un autorretrato pues estaba posando en el lugar con la intención de planificar la luz, encuadre y pose de la siguiente foto.
  2. Es una foto que la disparé yo, y aunque no es de mi autoría entre risas le advertí a Marcos que la iba a usar en mi blog
La posibilidad de que un retrato de Marcos, con su propia producción e iluminación quede en el olvido me lleva a postear esta foto y aprovechar para contarles un poco del contexto de esta experiencia.

Este fin de semana (3-7 de agosto) tuve la oportunidad de acompañar como asistente de Fotografia al maestro Marcos López en el taller desarrollado junto a la comunidad Kitu Kara en la parroquia Atahualpa.

Fue una experiencia intensa en todo sentido. 

Intenso el evento que inundó los cinco sentidos de cada visitante con una lluvia de sensaciones. Olor a leña encendida mezclado con excremento de caballo y cáscaras de mandarina.
Sabor de delicias hechas de maíz intercalado con la explosión en el paladar que significa cada brindis con "puntas".
Sentir bajo el calor del sol en cada saludo la textura de las manos con piel callosa propia del trabajo de campo, piel dura con textura agreste.
Gritos, cantos, trompetas, gallos, altoparlantes, aplausos, truenos, explosiones, bombos, platillos, relinchos se abalanzaban por el canal auditivo sin descanso.
Y por supuesto la avalancha de color que significa ver pasar 33 grupos de personas esmeradas por sobresalir mostrando lo mejor de su comuna.



Pero esta experiencia abrumadora se volvió aún más intensa al estar junto a Marcos, involucrarme en todo sentido con su proceso fue la mejor y más intensa experiencia.
Cada personaje elegido visto como un universo, en pocos segundos encuentra en ese universo los astros más brillantes y los agujeros más profundos para resaltarlos en una imagen que además logra armonizar un entorno complementario. 
Al mirar cada imagen es como si sorpresivamente podríamos percibir el olor de la mandarina, el sabor de las puntas, el sonido de la trompeta y todos sus colores bajo el intenso sol equinoccial.

Espero pronto podamos todos ver esas imágenes, por ahora les invito a visitar los sitios en línea con trabajo de Marcos:




Comentarios

Entradas populares