... del amor eterno




Nadya,
recordando aquellos primeros pasos en esta aventura del amor eterno me impactó nuevamente como Juan Ramón Jiménez describe tan maravillosamente el inicio de nuestro amor así como el renacimiento del mismo cada día que me levanto junto a ti náyade de mi vida.


Mar Ideal

Los dos vamos nadando
-agua de flores o de hierro-
por nuestras dobles vidas.

-Yo, por la mía y por la tuya;
tú, por la tuya y por la mía-.

De pronto, tú te ahogas en tu ola,
yo en la mía; y, sumisas,
tu ola, sensitiva, me levanta,
te levanta la mía, pensativa.



Comentarios

Entradas populares